30.8.07

Qué será de Juana



Durante mi niñez tuve varias nanas o empleadas de hogar que junto con los quehaceres domésticos me cuidaron hasta que tuve unos 8 años. La que dejó una huella imborrable para mi , fue mi nana Juana. Aqui va un homenaje para ella y para todas las nanas semejantes a Juana que no solo entregan un buen servicio sino también amor:








¿Que será de Juana?


¿Qué será de Juana
Aquella que quedó anclada en mis recuerdos,
Con su robusta compañía
Falda gris, sin medias
Sin abrigo y sin paraguas
Con los zapatos húmedos
Por la lluvia y por el barro,
Cuidando con tosco amor
A niños ajenos,
Mitad niña, mitad mujer
Con olor a cilantro fresco
Limón, aceite
Y a ajos machacados
A pan sencillo untado en el mortero
A cangrejos frescos de agua dulce
Dulce olor a leche tibia,
A veces con los pies desnudos
Destapando el patio anegado de agua
En mi casa de Concepción
En medio del invierno sureño de Chile
Amándonos sin requisito del salario,
Con ese amor casi de madre?
¿Dónde estarás Juana?
Mi memoria te guarda
Generosa y benévola hada
Reina de la escoba
De la magia poderosa e indeleble
De tu amor que tocó mi corazón.






7.8.07

De temblores




















Este poema lo escribi en un momento de nostalgia del amor vivido. Siento que alli se da una comunicacion profunda e intima, un lenguaje amoroso entre dos. Aqui va.







De temblores
Me hablaba el amor
Y de fluìdos incontinentes
De funiculares
Y cilindros
De lubricantes
De brisas marinas
Y de afluentes
Botellas de vino y amaneceres
De tibia cama
Y besos incandescentes
Lloviznas de sudor
Viajes a la bóveda celeste,
De todo me hablaba el amor
Cuando aun no hallaba muerte.