28.9.10

Alguna vez







Este poema lo dedico a amigos con los que tuve profunda pero efímera hermandad.





Alguna vez



Alguna vez
Fueron labios y besos muertos
Caricias ausentes y murallas,
Una fiera resistencia.



Un día llegó el relámpago
Y cambió los escenarios,
Arrasó con frialdad
Y trajo inexplicable guerra,
Puso hielo sobre el fuego,
Tú, de bruces implorando,
Sin una pausa en la contienda,
Solo desamor violento,
Sangre en la tibia sangre
Muelle carne devastada
A penas sin aliento,
Y el amor ¿dónde estaba?


La soledad fue una mancha
Desolada en la pared,
Profusión de lágrimas fueron ríos,
De mansedumbre, nada,
La miseria como un corvo
Develó las coordenadas
El cuerpo fue domado
Cedió en su pertinacia,
Pero el alma, suave pájaro
Viajó rumbo al exilio
Para encontrar en la paz
El perdón pero no el olvido.

7.9.10

La triste bandera del amor extraviado






Reencontrarse con poemas de amor escritos en otros momentos,guardados en cuadernos, agendas,papeles amarillentos,es una experiencia interesante que nos hace darnos cuenta de la intensidad con que uno ha vivido su vida amorosa.Hoy con la distancia que otorga el paso del tiempo uno llega a la conclusión de que era necesario vivirlo para crecer.




La triste bandera del amor extraviado



Dijéramos que eran los versos más felices
Del Cantar de los cantares, pero no,
Eran los versos hijos de la melancolía
Cuando las tormentas del amor arreciaban
Y una noche sin estrellas era el escenario
Para un diálogo infecundo y socavado.
Ni paloma tuya ni amado mío eran los nombres
Solo una lengua voraz sin argumento
Una lenta despedida para tanta muerte
Un epílogo rotundo y sin retorno
Sin lirios, sin rosas ni manzanos
Y enarbolada sobre nosotros para siempre
La triste bandera del amor extraviado.