26.7.14

Amores inconfesados

Mås de alguno que amé no me amó
como yo no amé a más de alguno que me amó.

Los amores brotan como los árboles.

Hay un rumor de dolores inconfesables,
corazones temblorosos de tanto anhelo,
un poema furtivo,
un relámpago que aplasta,
un silencio forzado,
más de alguna lágrima.

A veces pasa un ángel
que alivia nuestra pena,
provisoriamente,
a veces un cometa.

Pero los amores inconfesados
se arrastran por las calles,
suben escaleras,
bajan ascensores,
merodean por las plazas
como nuestra sombra,
vadean por senderos
con el peso de ese amor,
sin luna y sin estrellas,
desesperados y sin respuestas,
sin nada que esperar,
solo silencio.


 Pintura del artista Ernest Descals

2.7.14

Nostalgias


Se puede padecer de nostalgias,
de añoranzas reunidas,
tantos sueños
de los que algunos fueron luz;
otros,
tinieblas arrastradas
por el viento feroz del desencanto,
desesperado intento por rescatarlos
por si no hubiera más tiempo
por si no hubiera más vida,
una forma segura
de no naufragar en la desesperanza.

Equivocados o no
tejimos sueños
para sostener un futuro,
para asfaltar un anhelado devenir,
un puente entre hoy y mañana,
un atajo, un sendero,
por donde desfilar sin riesgos,

sin desvelos, 

sin angustias,

sin la espada pertináz

de un mundo incierto.


Pintura de Salvador Dalí