7.7.07

Noviembre










Este poema lo escribi hace 21 años y es un poema que me representa:



Noviembre

Soy el ojo que ve
Esta mano que tiembla de palabras
Soy Noviembre
Y la boca del silencio
La que habla con la página vacía
Sembrándola de signos
Yo emisora de señales perentorias
Un semáforo que habla
De Pase , Seda el paso, Pare
Con su lenguaje de luces
Apegada a rituales
De izquierda a derecha
De arriba abajo en el papel.
Sabe Dios con que resortes
Con que recetas hereditarias
Se guisaron mis poemas
Yo que pensé que serian
Solo afanes de adolescente pasajeros
Ajetreos de amores platónicos
Y suspiros simbólicos
Agua de rosas y claveles
Paseos elementales por la superficie
De mi ser que se tejía lento.
Y aquí me veo aun
En idéntica faena
Conjugando verbos, sustantivos
Sumergida en la sintáxis
Y en los grabados del amor
Y de la vida
Tallando papeles
Derramando agua bendita
Sobre mi silvestre poesía
Liberada en la catarsis
Tan liviana y volátil
Que apenas recuerdo
La fuerza de gravedad.


17 comentarios:

ALEJANDRO MUÑOZ ESCUDERO dijo...

Hola Mónica, quiero agradecer profundamente el que te hayas tomado un par de minutos para brindarme unas palabras de apoyo (que tanta falta me hacen).

Este mundo de los blogs es nuevo para mi y me ha dado la oportunidad de conocer a personas realmente valiosas.

Reitero mis agradecimientos y espero que me consideres como uno mas de tus amigos.

Un abrazo y que Dios te bendiga.

Alejandro
(tenemos la misma edad)

Terran dijo...

Simplemente amiga, tu no has sido una simple poetiza en este mundo descarrilado; tus motivos son realmente intensos, y la fluidez con la que nos das tus poemas es exquisita.
Las palabras son exactas, y a mi en lo personal me halaga la idea de que seas del sexo femenino, (independiente del machismo que haya en estos días).
Por ahora me voy, estaré al tanto de tu bloog constantemente ^^
Te cuidas mucho!
Un beso y un abrazo

Carolina M

Ana María dijo...

Me tomaré tiempo para leer detenidamente tu trabajo.
Por ahora, gracias por tu visita.
Siempre bienvenida.


Agua.

Amaru dijo...

Soy el ojo que ve
Esta mano que tiembla de palabras

La poesía se apodera de uno, y ya no se para. Quizás no por azar, sino porque uno la encamina a que llegue a nosotros.

Saludos afectuosos ^^

Glauca Maria dijo...

Rebosa sensibilidad.
Un abrazo.

Alfonsina dijo...

Hola Mónica,

vengo a devolver la visita. Es super bonito que publiques en un blog las cosas que escribiste hace tantos años... y bueno, 20 años no es nada, el tiempo pasa volando y es algo que voy aprendiendo con el tiempo...que vuela!!!

Un beso, te seguiré visitando

Alfonsina (...Cicuta O Maleza?...)

Fabrizio dijo...

Hace tiempo que no pasaba a leerte. Este me pareció intenso, pero inconcluso. Quizás porque no tiene por qué estar concluso, o porque la edad te lo clamaba así, eso lo sabes tú.
Me alienta tu verso, de verdad.
Abrazos.

ddd dijo...

muchas gracias por los comentarios en mi blog, son todos míos y acabo de ponerme al día. muy emotivo y bonito su blog.
muchos saludos,
ddd.

Ana María dijo...

Monica, ahora estoy con un poco más de tiempo.

Me gusta mucho esta imagen: "...esta mano que tiembla de palabras..."

Las palabras nos persiguen, nos acosan, hasta a veces, hacernos morir.

matlop dijo...

hola amiga...

que maravilla leer un poema que nació
hace 20 años...

y hoy compartes con todos!

parece que la escencia

ES LA MISMA!!!

=)

mentecato dijo...

¡De buenísimo aliento!

¡Bravo!

José Luis dijo...

Si eso lo escribiste hace tanto tiempo,me imagino como escribirás hoy.

Monica Alvarez dijo...

Jose Luis:
Gracias por tu visita y comentario.
Hay algunos poemas que aparecen en mi blog que son actuales.
Visitare tu blog para conocer lo que escribes.

BELMAR dijo...







Aquella fría mañana despertó junto a la salida del sol… la habitación todavía no tenía cortinas así que los primeros rayos de luz atravesaron las sábanas y frazadas como colándose entre las fibras. Ya habían pasado tres días desde que había regresado a la casa que muchos años antes había sido su hogar. Había probado algunos alimentos y bebido mucho alcohol para olvidar, para dejar de sentir el dolor y la ansiedad de no tener una buena dosis recorriendo sus venas, llevándolo a lugares lejanos y placenteros, haciéndolo parte de un cosmos que abrazaba sus piernas y penetraba sus ojos claros, casi azules, casi desdoblados sobre la ausente y acogedora almohada.

Bebió un largo trago que socavó su garganta hasta invadirlo amargamente… intuía que había pasado ya un tiempo desde que estaba en aquel lugar abandonado, se lo sugería su reloj vital.

Apenas confirmó que los había perdido para siempre, decidió retornar a ese caserón que lo vio nacer, jugar con otro niños en tiempos de prosperidad, que lo conoció adolescente y embriagado por primera vez, que fue testigo de esa fatídica noche donde cambió su destino y el de su familia para siempre, que marcó con dolor y culpa el resto de sus nómades aventuras.

Luego de ese amargo trago matinal, se levantó con dirección a la cocina, comió algo y bebió un negro café acompañado de un fino licor.

Esa mañana los dolores, los demonios de la abstinencia fueron insoportables, mezclados con escenas infantiles vividas en ese lugar y días de furia acompañados de noches interminables en el puerto y en la ciudad bohemia.

Trató de no pensar, de vaciar mente y ser de alucinaciones y delirios… Sabía que su mentor, lo había logrado gracias a la ayuda de su padre y en siete días de encierro en la campiña… que otro connotado había cambiado su rumbo en los últimos años, convirtiéndose en un sofisticado burgués gracias a un matrimonio conveniente, y había aplicando medicina alternativa y meditación a sus dolencias humanas.

-¡Yo también podré!- se decía frente al espejo roto y sucio... y lo repetía como un mantra mudo a cada momento en su mente, para luego evocar que cuando se reencontró con su padre en estado cremado, aspiró un par de gramos de sus cenizas y sintió una acidez infinitamente litúrgica en su nariz y que, sin embargo, a pesar de sentir parte de su ser incorporado a su cuerpo, no logró reencontrarse con su figura, ni menos sentirse excusado de su error, de aquella maldición que lo alejó para siempre del lado de sus seres queridos.

Pasaron dos días más antes que pudiera levantarse por algo más de media hora y atreverse a mirar por la ventana de la habitación, pero la embriaguez hizo que no reconociera el barrio de su infancia y se desesperara de ver ese rincón donde sus residentes de antaño habían emigrado buscando mejores horizontes, luego del cierre de la mina.

Sentía dolor desde la cabeza hasta los huesos y si bien ya se habían disipado sus fantasías suicidas, lo único que lo calmaba era recordar algunos versos de "Una Temporada en el Infierno" e imaginar a un poeta adulto y decadente, dedicado al tráfico de esclavos y armas, perdido en lugares lejanos y saber que el también estaba perdido entre paredes que se volvían amenazantes al caer el sol y que aprisionaban su alma atormentada.

Al otro día despertó y no bebió por horas, mojó su cara con agua fría y decidió mirar por la ventana que daba a la calle, esa que había estado todo el tiempo tapada por esas viejas cortinas… pensó que volvería a recordar otros tiempos, pero el evidente abandono de las casas vecinas y un aroma de desamparo frenaron sus recuerdos y lo hicieron mirar hacia la esquina buscando rostros o al menos rastros humanos…

Divisó unas coloridas carpas como las que había visto en las noches del puerto. Luego, vió unos lejanos rostros que se confundían con el reflejo del río que cruzaba al fondo del sector donde había estado la cancha deportiva de su infancia, que ahora era habitada por esas mujeres de largos vestidos que aseguraban conocer el futuro y por artesanos de cobre bruñido por martillo preciso.

Recordó haber compartido alguna vez con un par de esos seres desterrados, de esos parias sin derecho a pecado original, de esos seres errantes como su propio espíritu, de esos habitantes del mundo que poseían su propia lengua y costumbres de clan…

Se fue a dormir con una botella de vino a medio beber, ya no se sentía tan encerrado, ni tan atrapado en ese caserón perdido en el tiempo. De alguna manera sentía que el campamento gitano sería parte de su futuro, de su regreso definitivo a esas tierras...

Sin saber cuanto tiempo más había pasado y ante la imposibilidad de encontrar la llave con la que se había convertido en prisionero de sí mismo, abrió el ventanal que daba a la calle y respiró profundamente el aroma fresco del paso del río, que lo llevó a la niñez y luego a sus años vividos frente al mar…

Mientras miraba a todas esas casas abandonadas y al grupo de carpas de colores a lo lejos, divisó un par de rostros que caminaban hacia él, su primer contacto humano en una semana de encierro y angustia por la abstención… eran dos pequeñas como de la edad de la niña que cambió su historia personal… estaba aterrado, venían hacia él con decisión y rapidez, sus vestidos de colores y sus largas cabelleras hicieron temblar todo su cuerpo y luego de preguntarle algo como "¿tienes una moneda paisano?", cerró la ventana, la cortina y lloró en medio de la oscuridad.

Pasarían otros tantos días antes que Nicolás, el nuevo habitante de esa tierra des-habitada por unos y re-habitada por otros, se atreviera de nuevo a mirar hacia el campamento…



Te invito a conocer a Nicolás, en "ERRANTES"...



BELMAR


Angie Sandino dijo...

larga ausencia amiga mia... pero valió la pena para recibir de tus manos este escrito tan exquisito... Noviembre es también el mes en el que nació mi primogénito, y le tengo el cariño qe me merece...
besos...!

Daniel O. Requelme dijo...

Monica:

Hoy pensaba que mi humilde incursión en la poesía solo me trae satisfacciones. Al encontrarme con tu mensaje renuevo mi convicción. Seguro estaré al tanto de tu nuevo proyecto.

Saludos.


Daniel O. Requelme


www.danielrequelme.com.ar

Blaudemar dijo...

Hola Mónica, acabo de descubrir tu blog. He leído unos cuantos de tus poemas, y bueno, preciosos.
Te seguiré visitando y leeré tus entradas anteriores.
Un abrazo,
Isabel