10.12.10

Eterno retorno




El ejercicio de la contemplación que es más profundo que el mirar y que compromete nuestra atención,fijándola en algo preciso,indudablemente nos interpela afectivamente.Este poema surge de este ejercicio y lo comparto con quienes me leen:





Eterno retorno



Atrás dejaron sus armoniosos nidos
Atrás sus escuetas historias
Un devenir de huesos rotos
Plumas huérfanas
Cascarones desgranados
Blanquecinas deposiciones.

Seguramente emigrarán hacia nuevas geografías
Árboles amables
Anhelada tibieza
Sol perenne
Apareo y crianza
Frondosos bosques
Ramas tejidas con esmero.


Volverán los consabidos ademanes
Levantarán sus efímeros campamentos
Buscarán nuevos refugios
Cobijo y anidamiento
Paisajes vegetales
Agua fresca y cielo
Seguirán devotamente al sol
Amando su calidez perpetuamente
Rendidos a su culto para siempre.



Nuevas crías repetirán rituales ontogénicos
Memorizados a través de infinitas primaveras
Morirán en el cuidado
De húmedos vástagos empollados
Con sus picos laboriosos
Alimentarán gregarios y en bandadas
Crías demandantes
De urgentes necesidades
Sin más razón que sus instintos
Sin voluntad
Sin proyectos
Y sin conciencia.

16.11.10

Desde donde escribo



Cuando escribo la inspiración me surge desde los más diversos tópicos.Mis poemas se nutren de mis vivencias,de mis sentimientos,de mis sensaciones.Este poema habla en parte de este proceso.



Desde dónde escribo


Escribo desde las piedras desgastadas por los siglos
Desde la raíz más profunda de mis antepasados
Desde el silencio más rotundo
Desde la historia lacerada
Escribo desde la noche quieta
Desde la luna plateada
Desde el canto ceremonial del trinar de las mañanas
Desde el cielo estrellado
Que se mira sobre el agua.

Escribo desde la infancia feliz que me precede
Desde los viejos anales del recuerdo y la memoria
Desde el atrio que antecede a mi llegada y a mi sino
Desde el umbral que me guía hacia el final del camino
Escribo desde el desierto de las cosas sin sentido
Desde las grises tinieblas del pensamiento vacío
Desde las grietas profundas horadadas por el hastío.


Escribo desde mis muertos
Desde el ocaso y el estío
Desde la noche callada vestida de sigilo
Desde el cielo de la mañana
Que se refleja en el mar bravío
Desde el fuego que alimenta mis esperanzas y motivos
Desde Santiago de Chile
Desde el barrio donde vivo.

11.10.10

Química orgánica




Nuestro destino después de la vida es un tema que a los seres humanos nos ronda permanentemente por la mente.Este poema tiene que ver con esa inquietud rondando por la mía.





Química orgánica

Algún día dejaremos atrás
nuestras etéreas moléculas
aquellos silvestres polímeros
que fueron arquetipo de vida,
quedarán en improvisadas fosas
las urgentes mariposas azules
que erigimos como banderas,
los brebajes químicos cesarán
y seremos asiduos navegantes
en las aguas de un río esmeralda
de ampulosas y sugerentes curvas.


Viviremos hoy y para siempre
en suave y persistente metamorfosis,
nuevos ropajes cubrirán nuestras materias
seremos tierra, agua, o polvo cósmico
catedrales de antárticos hielos eternos
gorjeos de gaviotas o silvestres trinos
subrepticias hierbas medicinales
madera pétrea o fuego, carne sideral
escenarios estrellados y galaxias.




Nada será lo mismo,
las humanas virtudes mutarán
en violines de agua, tempestades
vientos desbocados o relámpagos,
por los cauces viajarán nuestros residuos
y dejarán esparcidas nuestras huellas,
del hombre se perderán las partículas
y los nuevos hallazgos serán otros
sin pasión, sin dolor y sin dudas
como un barco de papel que se desliza
siguiendo los designios perentorios
del dominio celestial de la madre naturaleza.

28.9.10

Alguna vez







Este poema lo dedico a amigos con los que tuve profunda pero efímera hermandad.





Alguna vez



Alguna vez
Fueron labios y besos muertos
Caricias ausentes y murallas,
Una fiera resistencia.



Un día llegó el relámpago
Y cambió los escenarios,
Arrasó con frialdad
Y trajo inexplicable guerra,
Puso hielo sobre el fuego,
Tú, de bruces implorando,
Sin una pausa en la contienda,
Solo desamor violento,
Sangre en la tibia sangre
Muelle carne devastada
A penas sin aliento,
Y el amor ¿dónde estaba?


La soledad fue una mancha
Desolada en la pared,
Profusión de lágrimas fueron ríos,
De mansedumbre, nada,
La miseria como un corvo
Develó las coordenadas
El cuerpo fue domado
Cedió en su pertinacia,
Pero el alma, suave pájaro
Viajó rumbo al exilio
Para encontrar en la paz
El perdón pero no el olvido.

7.9.10

La triste bandera del amor extraviado






Reencontrarse con poemas de amor escritos en otros momentos,guardados en cuadernos, agendas,papeles amarillentos,es una experiencia interesante que nos hace darnos cuenta de la intensidad con que uno ha vivido su vida amorosa.Hoy con la distancia que otorga el paso del tiempo uno llega a la conclusión de que era necesario vivirlo para crecer.




La triste bandera del amor extraviado



Dijéramos que eran los versos más felices
Del Cantar de los cantares, pero no,
Eran los versos hijos de la melancolía
Cuando las tormentas del amor arreciaban
Y una noche sin estrellas era el escenario
Para un diálogo infecundo y socavado.
Ni paloma tuya ni amado mío eran los nombres
Solo una lengua voraz sin argumento
Una lenta despedida para tanta muerte
Un epílogo rotundo y sin retorno
Sin lirios, sin rosas ni manzanos
Y enarbolada sobre nosotros para siempre
La triste bandera del amor extraviado.

10.8.10

Romance inmortal






Cuando leí el trágico fin de Sardanápalus el legendario rey de Asiria quien a consecuencia de una conspiración,eligió,al rendirse,arrojarse en compañía de su esclava favorita,Myrrha,a las llamas de una gigantesca hoguera,no quedé indiferente y es así como escribí este poema pero desde la perspectiva de ella y su destino irrevocable.Aquí va:





Romance inmortal de la fiel esclava Myrrha


Átame a los pies de tu cálido y ansioso corazón
úngeme con tus aguas, alivia mis dolidos cimientos
regálame la claridad en la dulce vigilia que presiento
méceme en los brazos de tu gentil silencio.

Llévame aunque sea el destino un enemigo
rescátame de las sombras calladas del olvido
sedúceme con la mansedumbre del amor sufrido
acaríciame sin miedo, sin pausa y sin respiro.

Alcánzame el elixir inminente del exilio
condúceme a la muerte como un fiel amigo
incéndiame, junto a ti no hay paz ni abrigo
ámame con las garras terribles del suplicio.

Alúmbrame con el fuego sagrado del Olimpo
enciéndeme con la lengua voraz del exterminio
acógeme paciente en el mar del temible suicidio
arrástrame mi rey, al sacrificio de morir contigo.



Mención del jurado IV CONCURSO INTERNACIONAL DE RELATOS Y POESÍAS DE TEMÁTICA MITOLÓGICA LAREVELACIÓN 2010

19.7.10

Cuando el amor





A más de alguno nos ha pasado que por amor somos capaces de jugarnos la vida, especialmente cuando no estamos equilibrados o balanceados en nuestros afectos. Probablemente se sientan identificados con mi poema o bien en desacuerdo lo cual a estas alturas de la vida me parece legítimo.





Cuando el amor




Cuando el amor nos hace temerarios
valientes, osados, kamikases
cuando podemos atravesar los muros
retar al cielo, al viento y las mareas
y matar las convenciones y los ritos
y las buenas maneras y costumbres
cuando el amor nos vuelve ciegos
sordomudos, enfermos y tozudos
revestidos de poderes especiales
y alcanzamos la gloria en nuestros actos
sin miedo, sin rabia y sin vergüenza
con la pasión prohibida y no prohibida
y con la firme convicción y la esperanza
que en el amor así como en la guerra
está casi todo claramente permitido.

15.6.10

Atuendos irrenunciables






Cuando uno asume lo que ha sido su vida es necesario hacerlo con la historia personal,con sus experiencias de vida sean buenas o malas.Cualquiera de ellas nos aportan crecimiento puesto que no solo los éxitos enseñan,también los fracasos.Éstos últimos nos permiten errar y enmendar,darnos cuenta que no somos infalibles.Este poema nos habla un poco de ello.





Atuendos irrenunciables



Un rosario de azules infortunios
una mancha violácea sobre el mantel
una estela mortecina en el aire
y precarias razones para vivir
versos amargos
y desteñidas ilusiones,
son los atuendos que me cuelgan
como la ropa tendida
en este día de lánguidas emociones.


Dirán: lo pasado, pisado,
pero no,
los vientos soplan en otras direcciones
la vida arrastra sedimentos
residuos de tristezas
y corazones desangrados.


Mientras tanto estoy aquí
con los harapos lastimosos
de mis difuntas lágrimas
mis esperanzas muertas
sobre demoliciones y susurros
huesos desvencijados
cicatrices inmutables
y un pasado pertinaz
de odiosas claudicaciones.


Y no renuncio a mis atuendos
ni a mis harapos
ni a mi mortaja
todo lo llevo pegado
como un pelaje ceñido
como una costra rotunda
en donde se anidan mis crónicas
residuos de un pasado sugerente
de esta vida edificada
sobre una loza compacta
y construida con los hallazgos
de mis persistentes memorias.

23.5.10

La poesía vivirá




La poesía ocupa una parte importante de mi vida,desde que tenía 15 años.Un largo camino he recorrido junto a ella y ha permitido que esta vida tenga más significado.Gracias a internet he podido compartirla con otros porque de lo contrario no tendría sentido escribir.








La poesía vivirá.


La poesía envuelve
De azúcar lo que toca
Eleva lo tocado
Más allá de la mirada,
La poesía cubre de ángeles
Y cubre de gloria,
Los peores paraísos,
Allá donde se esconden
Las miserias y las penas
Los errores y la niebla
La ceguera más profunda.

La poesía está
Donde están las madreselvas
Mientras vivan las madreselvas
La poesía vivirá.

La poesía florece
Como florece la vida
Urde palabras, pronombres personales
Sustantivos y poderosos verbos
Adorna las infinitas formas
Del pensamiento y el lenguaje
Acaricia la materia, la pule
Y le otorga dones
La engrandece y la potencia
Como amante silenciosa.

La poesía permanece
Donde están tus bellos ojos
Mientras vivan tus bellos ojos
La poesía vivirá.

21.4.10

Desde cero














La madurez sin duda otorga mejores herramientas para desarrollar una buena convivencia en la vida diaria.Coopera en aceptar al otro como un legítimo otro,a limar las aspiraciones de poder,a ceder,a colocarse en el lugar del otro,a aceptar nuestras debilidades,en fin,todo un camino.Este poema habla en parte de este tema.



Desde cero


Partimos desde cero,
Un largo intervalo nos precede,
Hicimos un camino paralelo
Crecimos a merced del tiempo
Buscando explicaciones,
Nada era tan simple
Sin embargo todo era simple,
Dejar que la fruta madurara
Que el vino adquiriera más cuerpo
Que el corazón fuera menos intenso
Que la historia tuviera menos sangre.
Partimos desde cero cuidando las maneras
Armando la costumbre de hablar sin sofocarnos
De a poco la paciencia fijó las coordenadas
Tuvimos el aliento, la sapiencia y la mirada
Y la quieta mansedumbre que otorga la experiencia.

1.4.10

Plaza Ñuñoa









Poema basado en historias de la vida real.La Plaza Ñuñoa casi forma parte de mi ADN.


Plaza Ñuñoa


Si hubiese sabido
Que tus besos me atraparían en la plaza
Para nunca más dejarme,
Bajo los árboles añosos
En los escaños próximos
A la casa del edil,
Hubiera arrancado
Para no quedar pegada,
Atrapada entre tus brazos,
En una cárcel de amor,
Dispuesta al sacrificio
Como cordero de Dios
Comulgando en la Parroquia,
Aquella en donde nunca me casé
Con un vestido blanco
Con un coro angelical
Ni con la prédica del párroco.
Si hubiese sabido que tus besos
Me atraparían en la plaza
Para nunca más dejarme,
Esos besos de ladrón amedrentado,
Tal vez de un primerizo,
Sin loros argentinos ni casitas,
Donde imperan las palomas,
Yo paloma, ingenua palomita
Hubiera arrancado
De tus férreos brazos.

4.3.10

Mi corazón navega




















Este poema lo escribí hace tres años y demuestra que las vivencias personales muchas veces coinciden con aquellas colectivas.Se aplica perfectamente a la catástrofe que vive hoy mi querido Chile y demuestra que siempre subyace la esperanza a pesar de la adversidad.








Mi corazón navega




Navego en el mar
desolado de mi corazón
en el velero de la vida errante
por las aguas profundas e intensas
del Océano Pacífico
allí donde un faro es lazarillo
de infinidad de embarcaciones
cercano al sur más austral
vecino a los glaciares de mi patria
de este Chile inusitado
de la mano de los celestes cielos
con algunas gaviotas
que hacen tic tac a mi alma
para entibiarla e insuflarle amor
aplicarle masajes de esperanza
y asi darle sentido
para que no halle muerte
en el centro de tanta cosa muerta.

20.2.10

Apenas transversal





















Otro poema más que queda como testimonio de la vida personal y amorosa y que solo queda en eso.





Apenas transversal


Apenas transversal en el camino
Con el cielo como sola compañía
Voy desovando margaritas
La tarde es un murmullo ciego
Donde mueren los amantes,
El silencio colinda con mi alma
La quietud es como un pájaro dormido
Estoy hambrienta de las largas noches
En que contamos las estrellas
Cuando el camino era la patria
Que guardaba nuestros sueños.
No sé tú, pero yo
Me guarecía en tu silencio
Mientras tanto el aire ceniciento
Cubría nuestras almas titubeantes.
Ahora la distancia
Es un largo aguacero de nostalgias
Y tú la esperanza fallida
La que nunca cubrió mis hombros desolados.

9.1.10

La tarde está hilando su tristeza






Uno de los tantos testimonios de aquellos amores que no llegaron a buen puerto y que quedan guardados en el corazón y en la poesía.




La tarde está hilando su tristeza



Escucho los latidos atropellados
Que se debaten en mi viejo corazón
La tarde está hilando su tristeza
Mientras aguardo silenciosa
La leona que amamanta soledades.

Todo ha pasado tal vez sin darme cuenta
Nada fue premeditado, solo fortuito
Ni el adiós pegado a nuestros cuerpos
Ni la tarde poblada de reproches
Ni la búsqueda infructuosa de una tregua
Para luego marcharnos sin retorno.

La vida nos brindó un pan amargo
Ya nada fue inocente o fue sencillo
Caímos en medio de un silencio
Más profundo, más hondo y sin consuelo.

Desde entonces las hojas del otoño
Me recuerdan los días de infortunio
Cuando echábamos raíces implorantes
Y nuestro adiós se hacía inevitable.

Me despido, por hoy yo me despido
De un amor que no fue y se fue al olvido
Nunca más seré la que te amaba
Ni tú el que decía que me amaba.