29.10.08

Otoño en Santiago


A veces vemos las cosas y los acontecimientos de acuerdo a nuestro estado de ánimo.Este nos va delineando el paisaje que observamos.Nuestro espíritu también vive su propio otoño.Este poema surgió de esa forma.




Otoño en Santiago


A través del ventanal
La noche me muestra
Sus duras lágrimas
Con pudor de dama.

Veo el perfil disimulado
La sombra negra
De los árboles que duermen
Sobre el asfalto.


Sabe a otoño este paisaje
Alguien canta una lánguida canción
Que huele a humo de leña
Y también a desencanto.


Hace frío, los techos están helados
La cordillera no se ve
Su alma no se ve
Solo un tedio adormilado.

Desde lejos se adivina
Un atardecer cansado de vivir
Sobre la vieja capital
De la ciudad de Santiago.

21 comentarios:

TEA CUP CLUB dijo...

Me encanta lo que has escrito, nunca habia leido tu blog y me voy encantada, te dejo una tacita de te, cuando puedas visitanos en nuestro blog, para nosotros sera un honor.

Te dejo muchos terroncitos de amor y amistad al igual que nuestro email.

Abrazos

Veronica Villatoro
Fundadora Internacional
teacupclub@gmail.com

AleMamá dijo...

Mónica: está muy lindo este nuevo poema. No es por decir, pero me ha gustado. Has captado la esencia de un estado de ánimo otoñal en plena primavera.

Un abrazo grande.

CONSUELO dijo...

Bellas letras, bello atardecer,
encantada de pasar a leer tus
versos querida Mónica.
Te dejo mi cariño.

Aristóteles dijo...

Mi estimada poeta:

No me lo imagino,... Pero en cualquier estación del año todo el país de Chile es bello. Lo digo porque me tocó conocerlo en Agosto, cuando ustedes están en pleno invierno y acá hace un super calorón termonuclear.

Besos.

titiritera dijo...

yo pienso que el otoño influye en el estado de animo, bueno cualquier estacion. A mi me gusta la primavera :D.

irene dijo...

El otoño me gusta, a muchas personas les produce tristeza y melancolía, a mí a veces también, pero con cierta dulzura.
Aunque triste, es un bello poema.
Besos, Mónica.

Robin dijo...

Además suele ser coincidente el otoño estacional con el del espíritu.

La impresión en tu ánimo en esa noche es fácil de imaginar como una instantánea plasmada en aquellos daguerrotipos que el fotógrafo utilizaba a comienzos de siglo, con ese blanco sucio y sus múltiples grises, y de fondo, Santiago descomponiéndose en todos los colores del otoño.
Hay una sombra triste en tu poema que se alarga más allá de lo que dice.

Un abrazo.

fgiucich dijo...

El otoño visto desde las ventanas del alma. Abrazos.

ALEJANDRO MUÑOZ ESCUDERO dijo...

Querida Mónica, hermoso poema, sin embargo debo confesar que a mi el otoño en Santiago me provoca sensaciones positivas. Amo las estaciones intermedias.

Un beso querida amiga.

Alejandro

Bohemia dijo...

Me gusta el otoño que ven tus ojos, el que describes, el que conocs, ese otoño de Santigo...

BSS

ISIDRO R. AYESTARAN dijo...

paisajes con sabor a otoño, atardeceres cansados...

Bellas palabras en un poema precioso.
Mil gracias por tu comentario en mi cabaret.
Profundizaré en esa vida que te queda por vivir (muchos más de 25 años)
Un beso muy fuerte

carlos dijo...

Muachas gracias por la visita,y tus palabras que tantos kms recorrieron hasta aquí.
Descubro un otoño lejos de tristezas y lleno de sabor a una bella tierra.
Un abrazo

Josefa dijo...

¡Que bonito! ¡Que bonito! cuando leo poesías así mi alma se llena de espiritualidad, y soy feliz.
Gracias por tu visita y comentario al Blog de Josefa.

thoti dijo...

.. bonito el otoño que reflejas en tus letras..
.. un saludo desde España, Mónica..

quercus dijo...

Reconozco, Mónica, que experimento una especie de pudor cada vez que pienso escribirte; temo no estar a tu altura y no me refiero a lo que expresas sino a lo que callas, a lo que intuyo que hay detrás: una mujer con una vida rica en encuentros y sobre todo dolorosos desencuentros que han dejado cicatrices desde las que has construido una madurez que yo, como miembro del llamado género masculino, y a pesar de mi edad, creo estar a años luz…no hace falta que te lo recuerde : la mayoría de nosotros no maduramos, nos pudrimos directamente. De todas formas, seguiré entrando en tu blog y trataré de comentarte lo que me sugieren tus reflexiones/poemas.

quercus dijo...

Reconozco, Mónica, que experimento una especie de pudor cada vez que pienso escribirte; temo no estar a tu altura y no me refiero a lo que expresas sino a lo que callas, a lo que intuyo que hay detrás: una mujer con una vida rica en encuentros y sobre todo dolorosos desencuentros que han dejado cicatrices desde las que has construido una madurez que yo, como miembro del llamado género masculino, y a pesar de mi edad, creo estar a años luz…no hace falta que te lo recuerde : la mayoría de nosotros no maduramos, nos pudrimos directamente. De todas formas, seguiré entrando en tu blog y trataré de comentar lo que me sugieren tus reflexiones poéticas.

SANDRA dijo...

hola monica
es mi primer visita al blog
la verdad me gusto
muchisimo
me voy facinada
desde la distancia te acompaño y te deseo lo mejor
me gusta tu espiritu de luchadora
y sabes son muy pocas las personas que transmiten luz propia
y tu eres una de ellas

besos
te espero en mis sitios

angela dijo...

Mónica ¡divino! me encantó, has conseguido que a la vez que te leía imaginaba lo que decías...¡precioso!.Que tengas una estupenda semana.Un abrazo amigo.Angela

©Claudia Isabel dijo...

Amo el otoño, que desborda en belleza como tus poemas!

Tesa dijo...

Adoro la melancolía que se apodera de mi en otoño y ya no me suelta hasta el verano, que es cuando yo hiberno para que pase pronto porque no aguanto el calor, demasiado jaleo, demasiada luz que borra las texturas…

Es cierto que nuestro estado de ánimo es el que mangonea lo que vemos, pero se puede educar y entrenar a la mirada para que no se pierda la belleza de los pequeños instantes.

Nos queden los días que nos queden, que no había caído que andamos las dos por la misma edad, disfrutemos hasta el final.

Mónica, precioso poema.

Besos,

Ana María Espinosa dijo...

Hola Mónica:

Gracias a tu comentario en mi blog, llego aquí y me ha encantado este poema y mucho, la introducción que haces, de por qué el poema, cómo nace.
Con tu permiso, te enlazo en mis encrucijadas.Saludos desde Jerez de la Frontera , ciudad del vino, los caballos y las mujeres, dicen,
y mucho más.