31.3.09

Atalaya



















La confianza se aprende, el entorno puede o no proveértela. La necesidad de generarse mecanismos de defensa, es propia de los seres humanos. Estos mecanismos nos ayudan a reforzar nuestros aspectos vulnerables, nos ayudan a protegernos de posibles heridas. Este poema tiene que ver con eso.




Desde mi atalaya


Cuando nací
Las aves divagaban en el cielo
Un puñal de luz
Rasgaba la dulce tierra
Agonizaban las pisadas sobre el asfalto
La luna andaba de jolgorio
Los agoreros del mal
Emigraban hacia otras latitudes
Mi madre de vigilia
Cautelaba mis suspiros
Los astros se daban favorables
Pero algo falló
Y más de algunas tinieblas
Hicieron nido en mi cuna
Parecía tan simple equivocarse
Y yo no estaba preparada
Mis primeras letras
Llegaron de la mano del silabario
Y cogí temores
No fui capaz de defenderme
Vulnerable fue la palabra
Que me vistió en adelante
Las hojas tiernas de mi infancia
Se bañaron de culpas
Y tuve miedo
El aire se me hizo irrespirable
Tragué saliva
Viví bochornos
Armé corazas
Me puse en guardia
En adelante actué en defensa
Como si los dioses
No me hubieran favorecido
Y la luna no fuera mi cómplice
Armé mi atalaya
Y me dediqué a fabricar municiones
Para siempre guarecerme
De los peligros del entorno
De los ataques sorpresivos
De este harapiento universo
Que no me ofrecía garantías
Ni me daba credenciales
Para deambular confiada
Por la calles de la vida.

10 comentarios:

Cecilia dijo...

Tu poema me emocionó profundamente. Sólo un corazón generoso puede tranformar la agresión en crecimiento.Un abrazo.

fgiucich dijo...

Crecer duele y mucho. Un poema para meditarlo. Abrazos.

DE-PROPOSITO dijo...

Cuando nací
------
É claro que a cada momento que passa, algo nasce em nós.
O nascer e o morrer fazem parte da nossa existência.
Fica bem.
E a felicidade por aí.
Manuel

paolav dijo...

Me haz hecho llorar ¿qué pasó? hay tantas cosas que nos pasan en la infancia, que se depositan en nuestro inconciente y no sabemos de donde vienen, que nos marcan y nos hacen hacer un "Atalaya" ¿por qué? yo aún busco respuestas.
Un abrazo

mentecato dijo...

Un abrazo y te leo.

paolav dijo...

Paso a dejarte un abrazo y mucha paz en esta Pascua

Edge dijo...

Si se capitaliza la experiencia en este blog, ya me parece un sitio para apreciar.

Buena oda!

SalU2
T.

Monica Alvarez dijo...

Gracias Edge:
Así es.Mi capital actual es la experiencia.De él saco muy buenos dividendos.
Un saludo para tí.

Tesa dijo...

Naci sin que nadie lo tuviera planeado, fui hija del descuido y no muy bien acogida. Recuerdo la ausencia de amor, que no de cuidados, la indiferencia, pero no me rendí. Siempre supe que cómo me tomara la vida dependía bastante de mi actitud. Me propuse ser feliz, a pesar de todo. No pude evitar levantar algunas atalayas para protegerme, aunque estén hechas de mucho humor, los míos me reprochan que me proteja tanto.

Emocionada te mando un abrazo, Mónica.

Me encantó lo que me contaste en el blog de tu experincia sobre los niños. A veces hago como ellos, y juego a creerme todo lo que hago.

Josefa dijo...

Este poemarequiere leerlo muy despacio y meditarlo, así lo haré.
un beso.