1.7.09

La voz de mi madre

























Han pasado los años y experiencias vividas antaño comienzan a diluirse.El tiempo hace su trabajo y casi nada podemos hacer.Sin embargo algo queda y se puede transformar en un poema.Aquí va.




He perdido la voz de mi madre
Ya nada es real, todo es un mito
Alguna vez recojo
Un ademán
Un gesto suyo, una sonrisa
En medio de la orfandad
Mi corazón late sin respuesta
Las lágrimas develan el vacío
Apelo a la memoria
Apenas quedan huesos
Un retrato o una palabra
El resto es solo ausencia.
Sin embargo, la madre
Con los años, aún es un anhelo
Un deseo frustrado cargado de nostalgia
Porque el ombligo nos habla de atadura
De conexión imborrable
De piel y de sangre
De origen y principio
De corte abrupto y de atadura
Un instante precioso
De unión y despedida
De adiós y de distancia
En el cual dejamos
Ese nido tibiecito
Iniciando el vuelo solitario
Por la más pura y helada soledad.

16 comentarios:

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Mónica...

El tiempo pasa y nos cubre el olvido, la memoria va archivando los recuerdos, solamente nos va quedando la nostalgia y bellos poemas como el que hoy nos regalas.

Abrazos.

fgiucich dijo...

En el archivo de los recuerdos siempre habrá un lugar privilegiado para encontrar los vestigios más queridos de nuestra madre. Abrazos.

Cecilia dijo...

Siempre me he preguntado qué porcentaje de realidad es el que una guarda en la memoria cuando van pasando los años, tal cómo vos lo expresaste en tu poema que me desenterró algunos recuerdos. Un abrazo.

Ticio dijo...

un poema que emociona.
sólo agradecerte el que lo compartas.
Saludos.

Dilman dijo...

Muchas gracias por tu analítico y reflexivo comentario. Más tarde paso con más calma por tu sitio.
Un abarazo!!!

gerardo omaña dijo...

Fluir del tiempo donde todo muere y nace,
la vida se evapora,
se remolina en el querer volver y no regresa,
horas inalcansables sumidas al recuerdo
que se enjuga en los ocasos.

Besos para tu alma.

Ulysses dijo...

Que bello poema,aunque se pierda la voz de la madre, quedan los recuerdos.

Porque el ombligo nos habla de atadura
De conexión imborrable
De piel y de sangre
De origen y principio
De corte abrupto y de atadura


gracias por el hermoso poema que enviaste a mi blog, lo incluí mencionando tu nombre
Saludos

Abuela Ciber dijo...

Hermoso lo que has trasmitido.

El tiempo atenua muchas cosas, pero el recuerdo de mi madre sigue presente y luminoso.

Cariños y gracias por tu visita.

americacomparini dijo...

Mónica, me ha emocionado mucho el leer tu bello poema, lograste transmitir todo lo que siento por mi madre, adorada, que ya partió hace 4 años.
Gracias por tus palabras a mi poema "Carta para una hija". Una pequeña que pasó por mi vida y se fue a la eternidad..pero la vida siguió y tendría hoy 14 años,casi la edad de mi nieto. Un beso para ti
Tambien desde Chile
América.
Ya había visitado tu blog y me gustó mucho
Besos y amor para ti.

Natalia Alabel dijo...

Me gustó tu poema, Mónica. Y el cuadro que elegiste para acompañarla, también.

Josefa dijo...

Un bello poema que me ha recordado una vez mas a mi madre.
Un beso querida amiga.

CONSUELO dijo...

Quedan solamente los
recuerdos, aquellos
que mantiene que se
guardan con tanto celo
en el corazòn.
Que tengas un lindo dìa
querida Mònica.

americacomparini dijo...

QUERIDA mÓNICA, CADA VEZ QUE LEO TU BLOG, ALGO TIBIO ENTRA EN MI CORaZÓN , SOBRETODO EL POEMA A LA MADRE, A LOS ABUELOS,ANCESTROS, QUE NOS IDENTIFICAN.Quiero invitarte a mi nuevo blog, QUE ESTOY ARMANDO, CON LA FINALIDAD DE HACER UN aNTOLOGÍA. sI QUIERES participar estaré encantada de recibir tu poesía.El blog se llama "Poésie Erótique", lo encuentras en este link:
http://poesieerotiquedeamerica.blogspot.com/
Los puedes enviar con una biografía a americacomparini@gmail.com.
Un barazo

Robin dijo...

Un gran poema. ¿Quién no se coloca en tu piel con lo que dices?
El vínculo materno, indestructible, no es tan sólo una marca para siempre, es la parte exterior de uno mismo, la razón y el origen, el mapa que nos sitúa, la huella de lo profundo y cálido, y tantas otras cosas…
No se diluye nunca la sonrisa de mi madre plasmada en la memoria, y su voz es la mía, tantas veces…

Un abrazo.

Jorge Ángel Aussel dijo...

Me gustó especialmente el poema que escribiste porque trasmite sentimientos que nos son comunes a todos. No son sólo palabras que se las llevará el viento, e inspiraron algo en mí.

Creo que el tiempo sólo es una percepción humana. Lo asemejo a esas líneas del mapa que aunque ilusorias, se necesitan para saber en qué lugar estamos parados.

Como siempre Mónica, un gusto leerte.

Saludos

Vicente Sebastiá dijo...

Caray, soy nuevo por estos lares, y me encuentro con un "pedazo" de poéma...muy bueno. Gracias por compartirlo.

Los recuerdos, comola historia, hay que recordarla...la típica frase y cierta de que LOS PUEBLOS QUE OLVÍDAN SU HISTORIA, ESTAN CONDENADOS A REPETIRLA....

Salud.