11.10.10

Química orgánica




Nuestro destino después de la vida es un tema que a los seres humanos nos ronda permanentemente por la mente.Este poema tiene que ver con esa inquietud rondando por la mía.





Química orgánica

Algún día dejaremos atrás
nuestras etéreas moléculas
aquellos silvestres polímeros
que fueron arquetipo de vida,
quedarán en improvisadas fosas
las urgentes mariposas azules
que erigimos como banderas,
los brebajes químicos cesarán
y seremos asiduos navegantes
en las aguas de un río esmeralda
de ampulosas y sugerentes curvas.


Viviremos hoy y para siempre
en suave y persistente metamorfosis,
nuevos ropajes cubrirán nuestras materias
seremos tierra, agua, o polvo cósmico
catedrales de antárticos hielos eternos
gorjeos de gaviotas o silvestres trinos
subrepticias hierbas medicinales
madera pétrea o fuego, carne sideral
escenarios estrellados y galaxias.




Nada será lo mismo,
las humanas virtudes mutarán
en violines de agua, tempestades
vientos desbocados o relámpagos,
por los cauces viajarán nuestros residuos
y dejarán esparcidas nuestras huellas,
del hombre se perderán las partículas
y los nuevos hallazgos serán otros
sin pasión, sin dolor y sin dudas
como un barco de papel que se desliza
siguiendo los designios perentorios
del dominio celestial de la madre naturaleza.

9 comentarios:

AleMamá dijo...

De acuerdo en cuanto a lo material. Mi cuerpo ha sido pasto, vaca, mina, océano, pez, pero hay algo que hace comprender que eso no es todo: Reflexionamos, tenemos ideas, etc ¿puedes hacer que una idea se transforme en gaviota? es algo espiritual, como tus versos.

Eso pienso y tengo la esperanza de trascender y encontrame con mi Autor y con los que amo en un mundo sin penas ni dolores.

Un beso grande.

Mónica Alvarez Lama dijo...

Ale:
mi reflexión es netamente material.Lo espiritual se lo dejo a cada uno según su creencia.
Mi reflexión poética surgió gracias a una entrevista que le realizaran a una de nuestras importantes mujeres científica,Ligia Garballo,Dra. en Ciencias Química y docente de la U.Católica de Chile.

Saludos desde Ñuñoa

AleMamá dijo...

Muy lindos versos, como siempre, Mónica, pero me tocan una fibra muy sensible.

Mi comentario es con todo el respeto que merece tu calidad de persona y de la estimación que te tengo.

Cariños sinceros.

Mistral dijo...

Una interesante reflexión Mónica.

Un verdadero placer leerte.

fgiucich dijo...

Será este hermoso poema la fórmula mágica para encontrar el camino? Abrazos.

Josefa dijo...

Una poesía muy apropiada para estos días que se aproximan.
Se te extraña por el blog de Josefa.
Un abrazo con todo cariño.

rafaelpavonreina dijo...

Hermoso. Un saludo.

TRINI ALTEA dijo...

Hola Monica muchas gracias por el comentario que me has dejado en mi blog. Un saludo

Galeote dijo...

Quién sabe en lo que nos convertiremos después de esta vida, si es que hay algo. Es una incógnita sin despejar; de todos modos no me importaría que se cambiaran las tornas y a modo de enseñanza, todos aquellos actos infringidos con conciencia y mala fe, pudiesen servir de enseñanza y como ejemplo recíproco, si es que volvemos a ser humanos y si no también.

Tu poema es de un profundo tema filosófico, me gustó.

Un abrazo. Juan.