30.3.11

Los patios de mi infancia





Volver a la infancia es un ejercicio que nos conecta con nuestra historia personal y este poema lo escribí recordando esas vivencias. Aquí va:



Los patios de mi infancia


¿Dónde quedaron
mis sueños y las lluvias
aquellos vividos en la larga galería
y en los patios de mi infancia,
con boleros y nostalgias
heredados de mis nanas,
dónde de guarecen mis juegos
con tierra y con agua
con ramas y flores,
escondites favoritos,
con hermanos y ratones
con tristeza y con ausencias,
dónde la luz tenue
de las noches y los truenos,
de los miedos infantiles
de fantasmas y dragones,
qué fue de mis tempranas angustias
del brasero y los pañales
y de la hora del planchado
del dulce almidón saboreado
como una forma goloza de hurto
como travesura de niños gozosos,
dónde el hostigamiento a las arañas
a los alacranes y las hormigas
como juguetes improvisados
como aventura permanente,
dónde los piratas y vaqueros
la emoción contenida
los atuendos improvisados
la profunda inocencia sin malicia
sin pecados y sin culpas
sin la impronta definitiva
de la más dura realidad?

9 comentarios:

Galeote dijo...

Mónica ¡Dónde queda nuestra infancia? allá, donde las huellas del recuerdo solo pertenecen a nuestro pasado.
Pero ellas, siguen y seguirán vivas en nuestra memoria, hasta que esta ya no exista.
Sin embargo son hermosos esos recuerdos del ayer cuando éramos niños, porque forman parte de nuestra vida como es natural.

Hermoso poema de vivencias pasadas poetisa. Un abrazo . Juan

Danna dijo...

Que maravillosa composición, llena de vivencias, de recuerdos, de horas vividas...

Me he enamorado de este poema, es muy tierno, con matices extraordinarios, pinceladas que reflejan la vida misma, la melancolia y la belleza de vuestro corazon...

Mónica Alvarez Lama dijo...

Así es como a través de nuestros escritos vamos testimoniando parte de nuestra historia.

Saludines

Josefa dijo...

Maravilloso!!! este poema me ha encantado. Has resumido en él todas las vicencias de una infancia llena de carencias pero tambien llenas de un encanto que perdura en nuestra memoria.
Besos.

fgiucich dijo...

Aquellos rincones donde escondiamos los retazos de la magia. Hermoso recordatorio. Abrazos.

Francisca Quintana Vega dijo...

La infancia es, a veces, un refugio...donde nos encontramos a nosotros mismos. Cuando éramos todo ilusión, cuando todo era limpio...cuando todo era posible. Te sigo. Un cordial saludo.

Cristian Marcelo Sánchez dijo...

Es un bello poema, Monica, la infancia es y seguirá siendo un paraíso perdido al que irremediablemente quisieramos volver.
Un abrazo fraterno

Taty Cascada dijo...

Intento Mónica no perder la niña, la chica traviesa que escalaba árboles, la que hablaba con los animales...Intento no perder la fantasía y la capacidad de soñar, sin estos elementos imposible escribir poesía.
Un beso.

Recomenzar dijo...

Me trajo dulces sabores la rima de tu verso un beso