7.5.14

Un día lánguido

Hoy es un día lánguido,
lánguido el paisaje,
los recuerdos,
la mirada,
la pasión,
mi gato lánguido,
lánguida la cama,
la pared,
el baúl,
la espesura de la tarde, lánguida,
la tristeza,
la añoranza,
el retrato de la infancia, lánguido,
el sollozo del violín,
la canción,
el herido corazón
una vez más, lánguido.

6 comentarios:

elisa lichazul dijo...

así mismo es como lo has plasmado
esa languidez también la he vivido, y gotea y abarca todo, se hace moho vivo desde las entrañas

abrazos Moni, me alegro un montón de tu regreso por el blog, acá andaré
abrazos energéticos

Mónica Alvarez dijo...

Gracias Elisa.
Esos días lànguidos existen.
Un abrazo

Tesa Medina dijo...

Puedo parecer la alegría de la huerta, como decimos por aquí, mi humor es capaz de poner colores a los días grises, mi entusiasmo infantil estresar a una oruga, como dice un amigo cubano...

...pero cuando tengo uno de esos día lánguidos, que tan bien describes en tu poema, sólo me apetece meterme para adentro y escuchar los conciertos para piano de Mozart, sobre todo el 21, y llorar, porque revindico el llanto como un sortilegio sanador.

Un beso, Mónica, eres una excelente poeta.

Mónica Alvarez dijo...

Hola Tesa:
los días lánguidos existen. Lo importante es que no vivan de manera permanente. Es cierto, uno se retrae hacia adentro en una interioridad propia, ensimismada.
Saludos cariñosos desde Chile

Mª Teresa Sánchez Martín dijo...

Es cierto que existen. Yo he tenido muchos. Sólo en el silencio, también lánguido, por supuesto, quiero cobijarme. Digo que estoy subterránea para evitar esa languidez en todo lo que me rodea.
Precioso poema impregna realmente de languidez y recuerda nuestros días lánguidos.

Un abrazo.

Josefa dijo...

HOLA MONICA: Vengo aquí. Pero esta vez es para invitarte a participar dejando tu voto en el concurso vida activa. Cuantos mas votos tengamos mejor optaremos al premio.

MANTEN LA ILUSIÓN EN LAS PERSONAS MAYORES.

Un beso grande.